ALTA CONSEJERIA DISTRITAL TIC

Secretaría General

Logo de la republica de colombia

Usted está aquí

Versión para impresión Send by email

Marlen González, la Vaquerita de la Tecnología 

Por: editor
Publicado el: Octubre 2019
tecnologia digital emprendimiento
Marlen, quien es conocida como la Vaquerita, por el nombre de su emprendimiento: "Helados Vaqueros La Libertad", se reúne con personas que hacen parte de la Fundación TOBÉ, donde lucha hombro a hombro con sus compañeros, por la construcción de un proyecto nacional que respalde políticas de estado que den estrategias de vida independiente para personas en situación de discapacidad.  

Marlen González, la Vaquerita de la Tecnología 

Cada ocho días, Marlen, quien es conocida como la Vaquerita, por el nombre de su emprendimiento: "Helados Vaqueros La Libertad", se reúne con personas que hacen parte de la Fundación TOBÉ, además de encontrar allí un sitio de apoyo, lucha hombro a hombro con sus compañeros, por la construcción de un proyecto nacional que respalde políticas de estado que apalanquen estrategias de vida independiente para personas en situación de discapacidad.  

Todo comenzó con un sueño: conformar una empresa productora de helados caseros para emplear personas en condición de discapacidad. Fue así como su empuje y tenacidad, permitieron que Marlen Rocío González, quien tiene una parálisis cerebral moderada, llegara hasta el Punto Digital de Suba, programa estratégico de la Alcaldía de Bogotá, que brinda acceso y apropiación tecnológica a los bogotanos, y que está dispuesto, a través de Puntos Digitales, en las 20 localidades de la ciudad. 

“Para mí Suba TIC ha sido una bendición, cuando llegué a ese Punto Digital les tenía miedo a los computadores, yo por mi discapacidad no sabía lo que era un computador, ni cómo funcionaba, ahora puedo entrar a internet, manejo power point, conozco todas las herramientas de la barra de inicio, puedo entrar a mi correo, y cada día aprendo más”, cuenta Marlen Rocío.  

Esta bogotana asegura que, en el Punto Digital, encontró un elemento importante que reavivó su energía, ya que, con la ayuda de sus profesores y el apoyo del administrador, consolidó su idea y con el conocimiento adquirido, ya tiene una presentación digital de su negocio, fotos, videos y se encuentra en proceso de construir su página web.  

“Esto me ha motivado mucho porque con lo que voy aprendiendo sé que puedo fortalecer mi empresa para que cada día sea más grande y así personas como yo, encuentren una oportunidad de trabajar y de valerse por sí mismos”, añade Marlen. 

“En esta administración hemos trabajado por brindar espacios propicios para que los bogotanos se apropien de la tecnología para mejorar su calidad de vida, por ello hemos dispuesto 37 Puntos Digitales que están ubicados en las 20 localidades de la ciudad, funcionan de lunes a viernes, de 8am a 6pm, y están dispuestos para que los ciudadanos se acerquen a la tecnología y aprovechen sus múltiples beneficios”, aseguró Sergio Martínez Medina, Alto Consejero Distrital de TIC.   

 

La Historia de Marlen

Al parecer, cuando Marlen nació, el oxígeno no llegó de una forma óptima a su cerebro, lo que le causó convulsiones y un diagnóstico reservado que le auguraba tan solo unos años de vida, y hoy a sus 43 años, y a pesar de las recaídas que sufre a causa de su salud, vive convencida que debe continuar capacitándose, para trabajar por las personas que viven bajo su misma condición.  

“Me siento feliz de poder asistir a este Punto, de conocer gente, interactuar con mis profesores, y lo más importante, aprender sin maltrato, yo sufrí en mi primaria y en mi bachillerato, del acoso escolar por parte de mis compañeros, ya que ellos no entendían mis limitaciones y para mí eso fue muy difícil y traumático”, explica Marlen.  

Su día comienza a las 8:30 de la mañana, a esa hora se alista para salir, se pone sus botas su sombrero, y sale vestida de vaquera a vender los helados que fabrica en su casa cada ocho días, hay de mora, coco, chocolate, maní, mango, para cada gusto un sabor, tienen un precio de $2.000, y con  ellos, recorre las calles de Barrancas, Toberín, Villas del Prado, y San Cipriano, las ventas diarias están entre cinco y veinte helados.  

“Querer es poder, el camino de la vida es duro, es fuerte, tiene tropiezos y caídas, todo es un proceso de aprendizaje, por encima de las cadenas negras que tenemos que llevar, está la pureza de Dios, que me da la fuerza para ser mejor persona día a día y dar lo mejor de mí”, concluye Marlen.  

Después de vender sus helados, Marlen regresa a su casa, a la semana, cumple tres citas importantísimas para ella, los lunes o martes asiste a la Fundación de la cual hace parte, y los días miércoles y jueves los dedica a capacitarse en el Punto Digital de Suba y a consolidar estrategias de negocio, para el crecimiento de su emprendimiento.  

“En este punto incentivamos, por medio de la educación, el desarrollo económico de los ciudadanos por medio de la formación en habilidades blandas, a la fecha, ya son más de 3 mil 800 personas capacitadas a través del Punto, 200 de ellas, en situación de discapacidad”, Diana Arenas, Coordinadora Suba TIC.